En la celebración del Día Mundial de la Vida Silvestre, el pasado 3 de marzo, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible destacó el trabajo para desarrollar el Programa Nacional para el Manejo y Conservación de manatíes en Colombia, programa liderado en conjunto con la Fundación Omacha; al tiempo que anunciaba la expedición de la Resolución 192 de febrero de 2014, donde se establece el único listado de las especies silvestres amenazadas de fauna y flora colombianas, en donde el Trichechus manatus , conocido comúnmente como manatí del Caribe, manatí de las Antillas o vaca marina está en la lista en la categoría EN – En Peligro. Además, el manatí fue una de las especies seleccionadas para ser representada en el mural conmemorativo de este día, en las instalaciones del ministerio.

En el marco de este programa, la Fundación Omacha ha liderado actividades de manejo y conservación del manatí (Trichechus manatus) en la cuenca media y baja del río Sinú junto con la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge –CVS-. Desde el año 2003, la CVS ha trabajado en conjunto con Omacha para la implementación de este plan y ha realizado grandes esfuerzos para la conservación de la especie.

Entre las acciones más exitosas para la conservación de estos mamíferos se cuenta la liberación de 4 manatíes: Julieta, Romeo, MacGyver y Juana, en el año 2009; y la liberación de otros 5 manatíes en el año 2011: Ruby, Angélica, David, Chiqui y María del Mar, animal que se ha convertido en símbolo de los excelentes resultados del trabajo con los niños, jóvenes, pescadores y comunidad en general, en la cuenca baja del río Sinú, departamento de Córdoba. Después de dos años de ser liberada, a María del Mar la ven nadando los pescadores de la zona casi a diario y reportan, con entusiasmo, el encuentro a la fundación.

Además, la Fundación Omacha ha apoyado el entusiasmo y el trabajo de las comunidades locales para conservar a los manatíes, en diversas zonas del país: ciénaga de Paredes, Santander; en el bajo y medio Atrato, Chocó; en la depresión Momposina y en la ciénaga de Zapatosa, departamentos del Cesar y Magdalena y en la ciénaga de Simití, sur de Bolívar. Este trabajo con las comunidades es reforzado por la constante publicación y divulgación de material educativo e informativo. De igual forma, por medio del Fondo de Becas de la Iniciativa de Especies Amenazadas (en alianza con CI Colombia y Fondo Acción), se ha apoyado financiera y logísticamente el desarrollo de proyectos de estudiantes universitarios, investigadores independientes, aficionados a la conservación  y líderes comunitarios a favor del estudio de numerosas especies de flora y fauna amenazadas en Colombia, entre ellas, los manatíes.

El compromiso que desde el principio estableció la Fundación Omacha, hace más de 20 años, en trabajar en favor de la conservación y protección de las especies amenazadas de nuestros ecosistemas acuáticos y el buen uso de los recursos naturales, se mantiene y perdurará a lo largo de los años trabajando de la mano de las autoridades ambientales regionales y nacionales, de las comunidades locales, de la empresa privada, de las diversas ONG colombianas e internacionales, de la comunidad académica y científica y de todos los colombianos interesados en la conservación y el buen uso de nuestra riqueza natural.

Información y artículos relacionados:

 

Twitter Presidencia Colombia ‏@infopresidencia Hoy celebramos las bellas y variadas formas de fauna y flora silvestres