Bajo el lema “Especies en vía de extinción, manatí”, la Aeronáutica Civil celebró su Día Verde, mostrando así el compromiso que tiene la institución con el medio ambiente y las especies amenazadas en nuestro país.
Debido a que la Fundación Omacha lleva más de 20 años trabajando con estos mamíferos acuáticos, fue la invitada especial para que por medio de talleres educativos, mostraran a los funcionarios de la Aerocivil, los procesos que se han llevado a cabo con la especie, en la sede de Lorica, Córdoba.
 
Además de dar a conocer la fisionomía y la ecología de los manatíes, Yenyfer Moná y Nathalia Prada, investigadoras de la fundación y encargadas del taller, resaltaron tres historias de vida que han sido determinantes en el trabajo en la Ciénaga Grande de Lorica y el río Magdalena.
 
María del Mar, Lillo y Jonás fueron los protagonistas. María, un éxito en el tema de rehabilitación y liberación de esta especie, que fue encontrada en San Bernardo del Viento (Córdoba) y que hoy en día es cuidada y apreciada por los pescadores y habitantes de la zona. Lillo, un pequeño con gran fortaleza que fue hallado en Altos del Rosario (Bolívar); aunque combatió por sobrevivir su mal estado de salud ganó la batalla. Y por último, el pequeño Jonás rescatado en el corregimiento de Tacamocho (Bolívar), que lucha por volver a su hogar.
Es por ellos y por todo lo que representan los manatíes en términos ecológicos, que la Aerocivil abrió un espacio en la Feria Verde para que la Fundación Omacha pudiera vender publicaciones,  galletas, manillas y accesorios (aretes, dijes y llaveros) con forma de manatí y, de esta forma, recoger fondos para la conservación y rehabilitación de los manatíes en Lorica. 
 
El Día Verde fue un éxito, las personas que asistieron pudieron conocer el trabajo de la fundación con estos nobles mamíferos, además pusieron un granito de arena para el regreso de los manatíes a su hábitat natural, lo que aporta de manera positiva a los ecosistemas acuáticos y por ende al planeta.