La Fundación Omacha y Conservación Internacional desarrollaron el “I Congreso en Buenas prácticas para un avistamiento responsable de mamíferos acuáticos, en Colombia” en la comunidad de La Plata, Bahía Málaga. 
 
En América Latina, la industria de avistamiento de cetáceos ha presentado un fuerte y constante incremento desde 1998, siendo ejercida en por lo menos dieciocho países del continente. La mayoría de estos países poseen leyes para proteger a los cetáceos, sin embargo solo siete han establecido reglamentaciones específicas que regulen las actividades de avistamiento de estos animales, siendo Colombia unos de los países que no presenta un control de esta industria desde un marco legal.  
 
Por esta razón, y con el ánimo de promover un turismo sostenible de avistamiento de cetáceos en el país, es necesario e importante impulsar campañas educativas que generen una sensibilización de los actores involucrados en los ejercicios turísticos, promoviendo procesos participativos de conservación.
 
El curso

En el marco de una alianza estratégica, Conservación Internacional Colombia y la Fundación Omacha, junto con el Servicio Nacional de Aprendizaje -SENA-, llevaron a cabo el primer curso de “Buenas prácticas para un avistamiento responsable de mamíferos acuáticos en Colombia” en la comunidad de la Plata, Bahía Málaga.

Al curso asistieron expertos locales y operadores turísticos de cada uno de los cinco (5) Consejos Comunitarios de las Comunidades Negras de Juanchaco, Ladrilleros, La Barra, La Plata y Puerto España así como con delegados de Parques Nacionales Naturales (PNN).

Este proyecto fue financiado por la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC) y contó con el apoyo logístico de la Asociación Comunitaria de Bahía Málaga Ecomanglar.

El curso se desarrolló con la participación de ponentes de las tres instituciones que durante cuarenta (40) horas impartieron clases magistrales y talleres participativos, en donde se transfirió información referente a: características biológicas, anatómicas y fisiológicas de las especies, características ambientales de los hábitats, identificación taxonómica de las especies, turismo comunitario y de naturaleza, observación comercial de cetáceos en el mundo y en Latinoamérica y directrices de avistamiento de cetáceos. De igual manera, se contó con la participación del personal de la Cruz Roja Colombiana, los cuales dictaron el componente de primeros auxilios, también incluido dentro del desarrollo del curso.
 
Al final del curso, se realizó la certificación de los asistentes por parte de Conservación Internacional Colombia, Fundación Omacha y el SENA.
 
El objetivo del curso era lograr aportar a la conservación de los mamíferos acuáticos (continentales y marinos) en Colombia, a partir de la generación de espacios educativos que promuevan las actividades de avistamiento de los mismos, dentro de los parámetros de uso de prácticas adecuadas para alcanzar una actividad sostenible que aporte, no solo beneficios económicos y sociales a las comunidades sino que se lleven a cabo siguiendo lineamientos de compromiso ambiental.
 
Al curso se le dará continuidad en áreas como San Andrés y Providencia, Puerto Carreño, Puerto Gaitán y el Amazonas, sitios donde se concentra la industria colombiana de avistamiento. Así se impulsará esta actividad de manera sostenible y responsable, aportando a la conservación de estos emblemáticos animales.