«Soy estudiante de Biología y agradezco muchísimo a Omacha por brindarme la experiencia de ser voluntaria pues ha sido uno de mis mayores campos de aprendizaje, no sólo a nivel profesional sino también a nivel personal. Nunca había visto un manatí y tener contacto con 6 de ellos fue maravilloso...»
María Paula Camelo Calvo, Julio 2016, Voluntaria de Bogotá, Colombia
Agenda:
 
1. Presentación del contexto
2. Presentación de expertos
3. Panel de preguntas
3.1 Situación actual de los recursos hidrobiológicos en el país (Introducción y trasplante de especies con fines acuícolas, competencia; extinción de especies nativas y piscicultura en embalses), José Iván Mojica, Ph.D.
3.2 Interpretación del decreto 1780 de 2015 (Marco legal, vulneración de derechos y exclusión de la academia en la construcción de la política ambiental), Gonzalo Andrade, Ph.D.
3.3 Implicaciones sociales y ambientales de la introducción de especies exóticas con carácter doméstico (Trasfondo de la política, marginalización de los pecadores artesanales y afectaciones a la biodiversidad), Fernando Trujillo, Ph.D.
4. Preguntas del público
5. Conclusiones y cierre
 
Fecha: 20 de mayo de 2016
Hora: 10 a.m. a 12 m
Lugar: Auditorio Instituto de Ciencias Naturales
Universidad Nacional de Colombia
Ciudad Universitaria, entrada calle 53, edificio 425
 
Entrada libre
 
Bogotá D.C., Colombia
El río Bita nace en el municipio de La Primavera, Vichada. Tiene una cuenca con un área de 820.113 hectáreas y desemboca en el río Orinoco, cerca de la capital departamental Puerto Carreño. Durante su recorrido serpenteante atraviesa las extensas sabanas del departamento, y es fuente de vida para animales y plantas emblemáticos de los Llanos Orientales.
La Fundación Omacha cuenta con más de 20 años de experiencia y trabajo en la investigación y generación de conocimiento de la biodiversidad de la Orinoquia colombiana, y en la actualidad hace parte de la alianza conformada por la Gobernación del Vichada, WWF Colombia, el Instituto Alexander von Humboldt, Parques Nacionales Naturales de Colombia, Fundacion Palmarito Casanare, Fundación Orinoquia, la Corporación Ambiental La Pedregoza, la Armada Nacional y Fuerza Naval de Oriente. Este grupo de organizaciones busca desarrollar y establecer una figura innovadora y participativa de conservación para el río Bita.
 
Entre los objetivos de esta propuesta se estableció la realización de dos evaluaciones biológicas, la primera durante la época seca y la segunda durante la época de lluvias, que buscan conocer la fauna y flora de este río y los ecosistemas asociados. Los resultados de estas evaluaciones aportarán a la consolidación de herramientas participativas para la conservación de la biodiversidad de este importante río.
 
¿Qué se hizo?
Un grupo de 41 profesionales en biología y ecología de la Fundación Omacha, el Instituto Humboldt, WWF, del Serpentario Nacional, la Universidad del Tolima, Quindío, Nacional y de La Guajira; junto a investigadores locales y personal de apoyo logístico de Puerto Carreño, trabajaron entre el 6 y el 26 de enero, en esta primera evaluación.
El objetivo fue identificar las especies de mamíferos, aves, reptiles, ranas, lagartos, peces, escarabajos, insectos acuáticos, mariposas y plantas presentes en las sabanas, matas de monte, bosque de rebalse o inundado, caños, lagunas y morichales presentes en este río. La metodológica implementada se denomina RAP que, en términos generales, es realizar una “Evaluación Ecológica Rápida” diseñada para generar el mínimo impacto posible en el área de estudio y obteniendo la mayor cantidad de información para la posterior toma de decisiones locales participativas y alcanzar el objetivo.
 
El periodo escogido fue el correspondiente al de aguas bajas o verano, porque en esta época se encuentran con mayor facilidad las especies propias del bosque de rebalse, aledaño al río Bita, que no se encuentra inundado. Durante el periodo de aguas altas, se identificaron las especies propias de tierra firme y sabanas que no alcanza a inundarse y, de esta forma, tener un panorama completo de la riqueza de especies fauna y flora.
 
Al analizar los resultados de esta evaluación, y la que se hará en la época de lluvias, los investigadores podrán establecer indicadores para monitorear el río, bajo criterios como riqueza de especies, distribución, categoría de amenaza, endemismo y ciclos de alimentación y reproducción y uso. En otras palabras, si se observa una gran cantidad de especies con números abundantes de individuos, que se alimentan unas de otras estableciendo una compleja red alimenticia, se podría inferir que el río se encuentra en un buen estado de salud y, de esta forma, seguirá prestando diversos servicios ecosistémicos (alimentación, agua y mitigación de cambio climático) a los habitantes de sus riberas.
 
La fauna y flora que se encontró
Entre los mamíferos acuáticos y los que están asociados a los cuerpos de agua se destaca la presencia de delfines o toninas (Inia geoffrensis), nutria gigante (Pteronura brasiliensis) y nutria (Lontra longicaudis), lapas (Cuniculus paca) y chigüiros (Hydrochoerus hydrochaeris). Para el grupo de los mamíferos terrestres y voladores, sobresalió el registro de danta (Tapirus terretris), igualmente la presencia puma (Puma concolor), oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), tigrillo o canaguaro (Leopardus pardalis), manadas de cajuches (Pecari tajacu) y, finalmente, murciélagos de 9 especies. En total, se registró 36 especies de mamíferos.
Entre las aves se reconocieron 169 especies. La cantidad de loros y guacamayas, así como de aves rapaces, observadas puede ser un indicador del buen estado del río, ya que se trata de aves grandes y con alimentación especializada. Es interesante resaltar que, al encontrar evidencia de reproducción, como polluelos, aves juveniles y nidos activos para varias de las especies; el río es zona de reproducción en la época seca. También se observó la presencia de martines pescadores y patos carreteros.
Para el grupo de reptiles, se registró ocho especies de tortugas y se resalta la presencia de cuatro especies en este afluente: morrocoy (Chelonoidis carbonaria), cabezona (Peltocephalus dumerilianus), guachupe (Kinosternon scorpioides) y matamata (Chelus fimbriatus). Entre los cocodrilos, se identificaron dos especies: cachirre (Paleosuchus trigonatus) y la emblemática babilla (Caiman crocodilus). Para serpientes, se registraron siete especies: dos acuáticas, la anaconda (Eunectes murinus) y la coral de agua (Helicops angulatus); una arborícola y tres terrestres incluyendo una venenosa: la cuatronarices (Bothrops atrox).
Entre los anfibios se registran 14 especies, cuatro de ellas son ranas arborícolas siendo la más abundante la rana (Hypsiboas boans). En las sabanas rocosas, se resalta la presencia del lagarto (Tropidurus hispidus) y la rana (Leptodactylus lithonaethes), especies características de estas zonas.
 
En cuanto al grupo de peces, es importante señalar que se registraron 180 especies, de las cuales 70 son nuevos registros para la cuenca, 22 son especies migratorias y 4 son endémicas para Colombia: la raya (Paratrygon sp.), microcarácido (Melanocharacidium pectorale), la payara (Hydrolycus tatauaia) y el corroncho (Acestridium colombiensis). Además, se registraron 98 especies con valor ornamental y 24 de consumo.
Un grupo interesante, que también se incluyó como parte del estudio, fue el de los escarabajos conocidos como coprófagos, o animales que se alimentan del excremento de otros. En el Bita, 18 especies de estos escarabajos mantienen “limpios” de excrementos los bosques, sabanas y morichales. Además, la especie Sulcophanaeus leander es un nuevo registro para el departamento del Vichada y en la sabana se encontró Digitonthophagus gazella, una especie de escarabajo introducida, no nativa.
 
Otro grupo interesante es el de las esponjas de agua dulce, que representan un componente desconocido de la biota acuática continental colombiana. Se registraron dos especies: Drulia uruguayensis y Metania reticulata, en las ramas de los árboles y las playas del río, que se constituyen en los primeros registros para el país y la Orinoquia colombiana. Las esponjas son los organismos multicelulares más simples que existen y los únicos que no tienen sistema nervioso. Para alimentarse, absorben agua por pequeños poros, la filtran y la expulsan por un agujero grande que tienen en la parte superior de su cuerpo. En el Bita, es frecuente encontrar bosques ribereños con esponjas adheridas a sus troncos y raíces.
 
Adicionalmente, en las aguas del Bita se observaron insectos, camarones, cangrejos que pasan parte o toda su vida en el medio acuático, y son muy importantes por ser la base de las cadenas alimentarias que se presentan en estos humedales.
 
Por otro lado, en el grupo de las plantas se registraron 140 géneros en los bosques y morichales del río Bita, los cuales no evidencian aprovechamiento forestal a pesar de tener árboles de gran porte e interés comercial. Asimismo, son varios los tipos de vegetación presentes en el área: los morichales, asociados a zonas bajas y drenajes, dominados por la palma de moriche (Mauritia flexuosa) y en el estrato arbóreo por Euterpe precatoria. Las sabanas están dominadas por hierbas de Bulbostylis sp. y arbustos Curatella y Byrsonima. Igualmente, se presentan sabanas arboladas asociadas a afloramientos rocosos del Escudo Guayanés que son dominados por pastos de Poaceae y Gentianaceae, arbustos de Vochysia y Byrsonima que crecen sobre las rocas. También se registran tres tipos de bosques en el Bita: los bosques riparios, que se inundan entre dos y tres meses durante el invierno. Los bosques de tierra firme asociados a las partes altas de los bosques riparios, por lo cual nunca se inundan, y el Varizal que es un tipo de vegetación asociada al plano inundable de madreviejas y lagunas en suelos arenosos pobres.
 
Durante la segunda expedición, que se realizará en la época de lluvias, se podrá ingresar fácilmente a las lagunas, para estudiar otras especies fauna y flora asociadas a las sabanas y enriquecer aún más los registros obtenidos.
 
Para Fernando Trujillo, director científico de la Fundación Omacha, “esta expedición corrobora la gran importancia del río Bita, como refugio de fauna y fuente de la biodiversidad de la Orinoquia colombiana”.
 
Esta importante información recopilada y analizada, junto con el saber tradicional de los investigadores locales y habitantes de la ribera del Bita, serán las herramientas que permitirán construir una figura innovadora de gestión integral y participativa para la conservación de importante afluente del departamento del Vichada.
 
Foto página de inicio: Jorge García, Universidad del Tolima 
Los miembros de EDC Natura-Fundación Omacha organizamos este simposio en Vila-real (Castellón) del 15 al 17 de abril. Como cada año, reunimos a numerosos biólogos, científicos, fotógrafos, naturalistas, etc. que impartirán ponencias, proyecciones, videos, audiovisuales, presentaciones de libros, viajes, etc. Este año, la figura internacional más destacada es el escocés Laurie Campbell, y la nacional, Tino Soriano.
 
También se hará una mesa redonda sobre El OCÉANO y su estado de salud. Asimismo, se entregarán los premios de los concursos de fotografía y los honoríficos, como el Ramón Margalef a la investigación científica, que este año recae en la prestigiosa oceanógrafa Josefina Castellví. Todos los actos son de entrada libre y gratuita. Podéis ver el programa completo aquí.
LA PROFESIONALIZACIÓN DEL FOTÓGRAFO
 
CASANOVA FOTO organiza un curso dedicado a los derechos de imagen, de autor y a cómo montar un negocio de Fotografía free lance, incluyendo las obligaciones fiscales, el marketing más moderno, etc. Será los días 13 y 20 de abril en Barcelona. Para el contenido y las inscripciones, haga click aquí.
FOTOGRAFÍA CIENTÍFICA Y FORENSE
 
El Colegio de Biólogos de Cataluña y BCN Forensics organiza este curso de 20 horas los días 22, 23 y 24 de abril en Barcelona. Los profesores serán Albert Masó y Josep Urraca, de la División de Policía Científica de los Mossos d’Esquadra. Para más detalles, haga click aquí.
VIAJE A GAMBIA & SENEGAL
 
Mañana, miércoles 6 de abril, AUSTRALphoto presenta su primer viaje etnográfico basado en el eco-turismo sostenible. El acto irá a cargo de Jesús Martín y Tato Rosés y será a las 20:00 en la librería HORITZONS: c / Valencia, 149, de Barcelona. Más información, haga click aquí.
20 AÑOS DE MONTPHOTO: RETROSPECTIVA
 
Con motivo de la inauguración de esta exposición, la Sociedad Catalana de Fotógrafos de Naturaleza realizará una sesión-proyección a cargo de Pedro Javier Pascual. Tendrá lugar pasado mañana, jueves 7 de abril, a las 7 de la tarde, en Barcelona: C / Carmen, 47. Más información, haga click aquí.
MACRO INDOOR
 
Si quieres aprender la fotografía de aproximación de los objetos más pequeños en estudio, el 14 de abril la NIKON school de Barcelona organiza una jornada intensiva de 6 horas con sesión práctica. Más información, haga click aquí.
 
DIRECTOR
Julio García Robles
 
ASESOR CIENTÍFICO
Albert Masó Planas
 
JURADO CONCURSOS
Vicente Urios Moliner
Albert Masó Planas
Vicent Ginés Samit
Abel Campos Micó
Tony Tirado Darder
Julio García Robles
 
DIRECCIÓN TÉCNICA
Loisele Comunicación
 
EXPOSICIÓN
Tony Tirado
Andrés Santos
Abel Campos
Vicent Ginés
 
ORGANIZA
EDC Natura-Fundación Omacha
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
Nota: Todas las fotos de esta nota son finalistas del concurso Ciutat de Vila-real, cuyos premios se entregarán en el XIII Simposium, y los autores, por orden, son: Jesús Javier Tena, José Santamaría, Daniel de los Santos, Luis Manu Gómez, Francisco Javier Murcia y Juanjo Termiño. Foto página de inicio: Fenando Trujillo.
Desde hace varios años, la Comisión Ballenera Internacional ha promovido iniciativas regionales de conservación de grandes mamíferos marinos, específicamente de ballenas.  En consecuencia, el gobierno de Australia, en conjunto con varios países del océano Atlántico Sur, desarrollaron un programa que se llama el Southern Ocean Research Partnership (SORP). Este programa identifica los diferentes esfuerzos que se pueden realizar a largo plazo para monitorear ballenas con métodos no invasivos.
Hace tres años, el gobierno de Argentina logró garantizar la presencia del barco guardacostas "Tango", durante 10 años, para dedicarlo exclusivamente a la investigación de mamíferos marinos en el verano Austral. Esta iniciativa ha sido liderada por la Fundación Cethus de Argentina, en cabeza del doctor Miguel Iñíguez y con la coordinación científica de Vanesa Reyes.
 
Es de esta forma que Colombia fue invitada hacer parte de esta prospección junto con Brasil. Por nuestro país participó el doctor Fernando Trujillo, Director Científico de la Fundación Omacha.
Esta evaluación fue realizada del 23 de enero al 7 de febrero de este año, a bordo del barco “Prefectura SB 15 - Tango”, el cual zarpó de la ciudad de Ushuaia, al sur de Argentina, y cruzó el Paso de Drake hacia la península Antártica.
 
El verano austral permitió muchas horas de trabajo diario
Se realizaron observaciones con más o menos 15 horas de esfuerzo al día, ya que en el verano Austral las horas de oscuridad son reducidas, por lo cual se realizó un gran esfuerzo de muestreo y, de esta forma, se obtuvieron más de 280 observaciones, en su mayoría de ballenas, logrando identificar ballenas azules, jorobadas y de aleta, ballenas Minke y Sei; además de delfines australes y cruzados. La mayor cantidad de ballenas fueron observadas en el estrecho de Gerlache, en la península Antártica, cerca de la base científica Brown. Allí se realizó una parada técnica con el fin de hablar con los investigadores argentinos que se encuentran en la estación.
Adicionalmente, se observó una gran cantidad de aves marinas entre petreles, cormoranes, pingüinos; además de pinípedos, como focas cangrejeras, lobos de dos pelos y leopardos marinos. 
 
Por otro lado, el equipo de científicos sumergió, en varias oportunidades, un hidrófono a una profundidad de 250 metros y así realizar prospecciones acústicas. También se ejecutaron arrastres durante varios kilómetros, donde se detectaron ballenas picudas y azules e incluso orcas.
 
Finalmente, se rescató un dispositivo acústico denominado “HARP”, el cuál llevaba instalado un año a 800 metros de profundidad. El dispositivo grabó 8.760 horas de sonidos, los cuales serán analizados a lo largo de los próximos meses. Una vez decodificadas estas grabaciones, se volverá a sumergir el dispositivo a 1.200 metros, y será nuevamente rescatado en un año para seguir analizando los sonidos de las ballenas.
 
Resultados positivos
Para Fernando Trujillo, los resultados son positivos: “Colombia entra a hacer parte de este programa con dedicación exclusiva a mamíferos marinos”. Además, “Es una oportunidad para que el país fortalezca su programa de investigación con estos animales en la Antártida, la cual inició con la iniciativa de la Comisión Colombiana del Océano el año pasado, con la presencia del barco “20 de Julio” en aguas antárticas e investigadores colombianos. En consecuencia, se podrá fortalecer en gran medida todo este programa, y se debe tratar de buscar la permanencia a largo plazo de investigadores colombianos todos los años en el programa”.

En el marco del proceso de gestión voluntaria adelantada por la empresa URRÁ S.A. E.S.P., se impulsa el proyecto “Parque Ecoturístico del Alto Sinú” constituido por tres estaciones ecológicas, ubicadas al sur del departamento de Córdoba. Este proyecto aborda los componentes de educación ambiental, agroindustrial, piscícola, de turismo comunitario y conservación de la biodiversidad. Estos componentes buscan contribuir a la protección, conservación y mejoramiento de los recursos naturales y del ambiente de la región, así como el fomento y desarrollo socioeconómico de las comunidades reasentadas en el área.

Desde julio del año pasado, la Fundación Omacha inicia las actividades de administración, operación y mantenimiento de una de las estaciones: la Estación Ecológica Las Guartinajas, y para este año se continua este trabajo.

Las Guartinajas

La E. E. Las Guartinajas cuenta con un área de extensión de 17 hectáreas, está ubicada en la vereda Nuevo Ceibal, localidad de Pasa Caballos, y se establece como un refugio para diversas especies de fauna y flora silvestres del alto Sinú. Además, se proyecta como un escenario para la conservación e investigación, para la educación ambiental, así como la promoción y gestión para las comunidades reasentadas en el área, en el marco del desarrollo y uso sostenible del bosque húmedo tropical de la región.

Dentro de sus instalaciones, se encuentra el lago El Cherao, uno de los 19 lagos artificiales que constituyen el “Plan de conexión de los espejos de agua de la empresa URRÁ”. Además de un auditorio, un mariposario, dos domos para cultivo de hongos, una sala de nutrición y un vivero, también aloja una muestra representativa del bosque húmedo tropical en el cual se desarrolla un proyecto de senderismo y una exhibición de fauna en cautiverio de guartinajas (Cuniculus paca) y guatines o ñeques (Dasyprocta punctata).

El trabajo de Omacha

La Fundación Omacha implementa las siguientes líneas temáticas de trabajo en Las Guartinajas: Conozco y conservo la flora y fauna del Alto Sinú, Uso sostenible de los productos del bosque y, finalmente, Formémonos. Igualmente, se vienen realizando cambios que han contribuido al mejoramiento de la estación, como la revisión y análisis del documento “Plan Estratégico de Proyección de la E. E. Las Guartinajas, el establecimiento de una estrategia a mediano y largo plazo de educación y divulgación, además de la disposición de técnicas para el manejo y mantenimiento de las especies de fauna en cautiverio y la construcción de nuevos hábitats.

También se trabaja en la reestructuración del funcionamiento general de la estación, realizando la implementación de tres medidas de manejo ambiental enfocadas al manejo de residuos sólidos orgánicos e inorgánicos a partir de la elaboración del biocompostaje y la implementación de medidas de bioseguridad para el manejo de la fauna en cautiverio, diseñando metodologías para su aplicación, garantizando así, el buen funcionamiento de las instalaciones.

El trabajo con la comunidad

El trabajo con la comunidad es fundamental en los procesos de conservación de la biodiversidad. Por tal razón, se han realizado diferentes actividades dentro y fuera de la estación con el ánimo de generar espacios para la conservación de la biodiversidad del alto Sinú, a partir del trabajo con instituciones educativas y comunidades locales. En este sentido, se involucraron a las Instituciones Educativas Campo Bello, San Clemente, Nuevo Oriente, Valencia, José María Carbonel y Paraíso, y se han realizado talleres en los cuales, a partir de actividades lúdicas, charlas, recorridos guiados dentro de la estación, proyección de documentales, entre otros; se abordan temas sobre la conservación de la biodiversidad, la mitigación al tráfico y tenencia ilegal de fauna silvestre en la región, impulso al uso sostenible de la biodiversidad enseñando, reconociendo y sensibilizando a niños, jóvenes y adultos en torno a las especies de fauna, de flora y ecosistemas presentes en el municipio y la importancia de contribuir a su conservación desde las acciones personales cotidianas.

Otros datos:

  • La E. E. Las Guartinajas está localizada en la margen izquierda del río Sinú, en inmediaciones del complejo hidroeléctrico y hace parte del Parque Ecoturístico del Alto Sinú, que a su vez incluye a la Estación Turística Ecolagos y la Estación Piscícola Sinú.
  • La guartinaja (Cuniculus paca) es un roedor, de hábitos nocturnos y solitarios. Habita desde el sur de México hasta el occidente de Paraguay, el norte de Argentina y Uruguay. Se encuentra en bosques de galería cerca de ríos, donde construye su madriguera o puede ocupar la de otro animal. Su dieta se basa en frutos y es un importante distribuidor de semillas. Su principal amenaza es la cacería para consumo de su carne, y enfrenta además la degradación de su hábitat.