«Soy estudiante de Biología y agradezco muchísimo a Omacha por brindarme la experiencia de ser voluntaria pues ha sido uno de mis mayores campos de aprendizaje, no sólo a nivel profesional sino también a nivel personal. Nunca había visto un manatí y tener contacto con 6 de ellos fue maravilloso...»
María Paula Camelo Calvo, Julio 2016, Voluntaria de Bogotá, Colombia

Entre el 17 y 19 de agosto, el Director Científico de la Fundación Omacha Fernando Trujillo, junto con la oficina de turismo de la ciudad de Leticia y del municipio de Puerto Nariño, dirigió dos talleres teórico-prácticos sobre avistamiento responsable de delfines de río en donde participaron operadores turísticos del Amazonas colombiano, en el marco del “Programa de conservación de delfines de río de Suramérica”. Los talleres contaron con la presencia de más 100 participantes que habitan en esta región del país.

El primer taller se desarrolló en las instalaciones de la Cámara de Comercio de Leticia y contó con la participación de 33 operadores turísticos de las organizaciones: Selva Aventura, Reserva Natural Marashá, Wayra, Paraíso Ecológico, Amazonas S.A.S, Ecotel La Foresta, Siempre Amazonas, Hotel Maloka Amazonas, Amazonate y la Alcadía de municipal. Los temas abordados fueron: la biología y ecología de los delfines de río, datos curiosos de estos mamíferos acuáticos y su observación responsable y, finalmente, consejos para tomar fotografías. Concluida la parte teórica, los participantes tuvieron la oportunidad de poner en práctica los conocimientos adquiridos en los talleres, durante una sesión de navegación en las aguas del Amazonas.

El segundo taller se llevó a cabo en el municipio de Puerto Nariño y contó con la participación de 75 operadores turísticos de las organizaciones Wayra, Amazonas-Colombia, Natutama, Colegio Ineagro, Hotel Lomas del Paiyu, la Asociación de Operadores Turísticos de Puerto Nariño y la oficina de Turísmo del municipio.

¿Qué es el avistamiento responsable de ballenas o delfines?

Son recorridos o excursiones, de carácter comercial, educativo o investigativo; que ofrecen la posibilidad de ver ballenas o delfines en su hábitat natural. Esta actividad debe tener una serie de reglas claras con el fin de no perturbar a los animales, generar el menor impacto posible en la naturaleza y garantizar la seguridad de las personas que disfrutan de esta actividad. De esta forma, se logra que el avistamiento sea una actividad sostenible a largo plazo.  

Estos talleres se realizan para fortalecer las capacidades instaladas de las asociaciones de turismo de Leticia y Puerto Nariño, y se enmarca dentro del Programa de conservación de los delfines de río de Suramérica auspiciado por Whitley Fund for Nature, Fondation Segré, WWF-Colombia  y Fundación Omacha. Esta iniciativa busca dar a conocer a los habitantes de la Amazonia colombiana la importancia de conservar los delfines de río dada su importancia ecológica y cuya presencia, en los ecosistemas acuáticos de esta región, promueve alternativas económicas como la observación responsable de delfines, convirtiéndose en una fuente de desarrollo sustentable para este municipio que en la actualidad presenta un considerable incremento turístico.

Las comunidades de pescadores del municipio de Puerto Gaitán, Meta, son líderes en la conservación de los ríos Meta, Yucao y Manacacías a través de la ejecución de buenas prácticas pesqueras. En este sentido, y en aras de reforzar la implementación de estas prácticas en el sector, la Fundación Payé y la Fundación Omacha implementan en la actualidad el “Programa de capacitación a pescadores de Puerto Gaitán, Meta” auspiciado por Pacific Exploration and Production y Ecopetrol.

En este programa participan 43 pescadores pertenecientes a la Asociación de Pescadores de Puerto Gaitán (Asopesga) y de Atarraya Verde y otros pescadores invitados del municipio. Además, se cuenta con el acompañamiento de la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) y la Secretaría Agropecuaria y Medio Ambiente del municipio.

Esta iniciativa busca capacitar en buenas prácticas de pesca a los pescadores que les permitan desarrollar la actividad con sostenibilidad, a través de la apropiación del conocimiento empírico y técnico. Dentro del programa se abordan temas como contexto ambiental, avistamiento responsable de los delfines de río, biodiversidad y su importancia, normativa ambiental vigente, contexto pesquero donde se socializará el código de pesca responsable de la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), marco normativo pesquero en Colombia y Orinoquía (veda y tallas mínimas establecidas por la AUNAP), manejo postcaptura, asociatividad, seguridad y salud en el trabajo.

Además, se construirá el manual de buenas prácticas de pesca, en conjunto con los participantes del programa, y se entregará dotación a los pescadores que pertenezcan a alguna de las asociaciones legalmente constituidas, con el ánimo de suplir sus necesidades a la hora de realizar las faenas de pesca y que todo el conocimiento adquirido sea aplicado contando con los elementos necesarios para implementar buenas prácticas.

En el marco de esta iniciativa, hasta el momento se han desarrollado dos sesiones de trabajo exitosas en donde se han afianzado los conocimientos en buenas prácticas de pesca, biodiversidad y su importancia, y observación responsable de delfines de río con la participación del Programa de conservación de delfines de río de Suramérica liderado por la Fundación Omacha, Whitley Fund for Nature, Fondation Segré y WWF-Colombia, quienes publicaron recientemente la cartilla “El mundo acuático de la Amazonia y Orinoquia: una historia para colorear” la cual fue entregada a los pescadores para que sus hijos conocieran la biología, ecología, amenazas e iniciativas de conservación de estos mamíferos acuáticos.

¿De qué se trata el proyecto de conservación de tortugas charapa?

El proyecto de conservación liderado por Fundación Omacha tiene como objetivo principal contribuir a la conservación de las hembras de la especie Podocnemis expansa, comúnmente conocida como ‘tortuga charapa’ y que hoy se enfrenta a un estado crítico de amenaza, consecuencia de prácticas que datan de hace más de dos siglos como la comercialización de su carne y sus huevos. Durante los más de 5 años de trabajo adelantado, 103.000 tortuguillos han sido liberados al medio natural. El trabajo con la comunidad ha sido esencial para el desarrollo de este proyecto, y es que con el empoderamiento a los locales se espera que sean ellos quienes se encarguen de monitorear, vigilar y establecer los acuerdos que permitan la conservación de la especie.

¿Dónde se desarrolla el proyecto?

Actualmente esta iniciativa de conservación se adelanta en la cuenca media del río Meta entre los departamentos de Arauca y Vichada con las comunidades de Santa María de la Virgen en Arauca y Nueva Antioquia en Vichada. Algunas de las actividades realizadas en el marco del proyecto incluyen: mitigar el consumo de tortugas en la zona, generar procesos de sensibilización y educación sobre la especie, promover estrategias de cuidado y vigilancia de nidadas y hembras en las playas del sector y, sobre todo, mantener las poblaciones de tortugas en la región en un plazo delimitado al año 2035.
Los lugares elegidos para la investigación son estratégicos y es que de acuerdo con los datos de las expediciones de Alexander von Humboldt durante el siglo XIX en las playas de los ríos Meta y Orinoco habitaban cientos de miles de tortugas, lamentablemente la población ha ido disminuyendo por los factores ya expuestos y a la fecha solo es posible contar un máximo de 1000 tortugas distribuidas en las 11 playas de trabajo.

¿A qué amenazas se enfrentan las tortugas charapa?

La inclusión de la carne y los huevos de tortugas en la dieta de las comunidades que habitan en las zonas cercanas a las tortugas desde hace más de un siglo representa uno de los principales riesgos para la conservación la especie, no obstante este no es el único peligro al que están expuestas ya que las tortugas charapa también son fuente de alimento para animales como jaguares, nutrias, garzas y babillas. El consumo no sostenible de esta especie podría acarrear graves consecuencias ambientales entre las que se destacan las posibles alteraciones a la cadena trófica y los cambios en los caudales de las aguas, debido a que una de las principales funciones de las tortugas es mantener los caudales de ríos y lagunas cuando escarban para obtener su comida.

¿Cuáles son las acciones de conservación actuales?

Desde el 2014, Fundación Omacha en conjunto con Ecopetrol y WCS en el marco del Proyecto Vida Silvestre, vienen desarrollando un programa de conservación de tortuga charapa, dando continuidad al programa de conservación de tortugas amenazadas de los humedales llaneros ATSAPANI. A la fecha se han desarrollado talleres de sensibilización, establecimiento de áreas de importancia para la anidación y capacitaciones en el cuidado y monitoreo de nidadas y hembras de tortuga charapa.

En 2015 se capacitaron 11 actores locales en técnicas de cuidado, manejo y rescate de nidadas, además de implementar un programa de vigilancia en las áreas priorizadas, con el fin de disminuir el porcentaje de saqueo y pérdida de nidadas, una de las principales amenazas que afronta esta especie. Como resultado fueron liberados 45.000 tortuguillos.

Durante la temporada reproductiva de 2016, 11 playas fueron supervisadas y un total de 877 fueron monitoreadas; debe destacarse que como parte del trabajo con la comunidad se acordó que la extracción de huevos solo se realizara en 2 playas de las áreas priorizadas, sin embargo no se evidencio saqueo. Durante esta jornada fueron liberados 43.000 tortuguillos, 1000 de ellos en compañía de los habitantes de las comunidades Nueva Antioquia y la Virgen, participantes activos del proyecto.

Este año se contó con la participación de 15 personas capacitadas en los temas de conservación y vigilancia de la especie y de las áreas establecidas a través de acuerdos de conservación. Actualmente la Fundación Omacha en un esfuerzo conjunto con Corporinoquia y la Aunap, se encuentran formulando talleres de capacitación y fortalecimiento en alternativas económicas que contribuyan a mitigar la comercialización y el consumo de la charapa.

El pasado mes de julio, los niños que habitan en la ribera del río Meta, entre los departamentos de Arauca y Vichada (Colombia), recibieron la visita de la tortuga charapa (Podocnemis expansa) y la tonina (Inia geoffrensis), dos especies representativas del río Amazonas y Orinoco que se encuentran altamente amenazadas. 
A través de dos exhibiciones itinerantes presentadas en 11 escuelas y colegios presentes en los municipios de Cravo Norte (Arauca), La Primavera y Puerto Carreño (Vichada) se dio a conocer la importancia de conservar estas dos especies para la región a más de 800 estudiantes. Durante los talleres, los profesionales de la Fundación Omacha expusieron las principales características de las toninas, o delfines rosados, y las tortugas; además de las amenazas que enfrentan como el uso de artes de pesca ilegales, colisiones con embarcaciones que transitan a alta velocidad, uso inadecuado de su carne para consumo y uso tradicional en el caso específico de las tortugas, además de la contaminación de los ríos donde habitan.
Para complementar los talleres y la presentación de las exhibiciones itinerantes, se les obsequió a los niños la cartilla “El mundo acuático de la Amazonia y la Orinoquia: una historia para colorear” realizada en el marco del Programa de Conservación de Delfines de Río de Suramérica auspiciado por Fundación Omacha, Whitley Fund for Nature, Foundation Segré y WWF-Colombia. Esta cartilla tiene como objetivo generar conciencia sobre la importancia de los delfines y sus hábitats, además de compartir conocimientos biológicos y ecológicos de la especie; y como los lectores pueden contribuir al cuidado y la conservación de estos mamíferos, a partir de pequeñas acciones como el evitar arrojar basura al río o contar a sus familiares sobre la importancia de los delfines en el ecosistema y, en general, de los recursos naturales que usan a diario para su sustento.
 
Conoce y descarga la historia de Inia, aquí
 
Más información:
No se trata de restringir sus usos, sino de crear acuerdos para cuidar al afluente del Vichada.
Por: Fernando Trujillo, director científico de la Fundación Omacha 
Más información en El Tiempo
 
Es un refugio natural en Vichada. Sería el primer río protegido del país. Así lo investigaron.
Por: Laura Betancur Alarcón
Más información en El Tiempo
 
Se ha creído que las sabanas se pueden explotar sin mayor cuidado. La ciencia demuestra su valor.
Por: Laura Betancur Alarcón
Más información en El Tiempo
 
La Fundación Omacha cuenta con más de 20 años de experiencia y trabajo en la investigación y generación de conocimiento de la biodiversidad de la Orinoquia colombiana, y en la actualidad hace parte de la alianza del río Bita gestionada por la Gobernación del Vichada, y desarrollada por el Instituto Alexander von Humboldt, Parques Nacionales Naturales de Colombia, Corporinoquia, WWF Colombia, Fundacion Palmarito Casanare, Fundación Orinoquia, la Corporación Ambiental La Pedregoza, la Armada Nacional y Fuerza Naval de Oriente. Este grupo de organizaciones busca desarrollar y establecer una figura innovadora y participativa de conservación para el río Bita.