«Estuve muy cerca de animales como osos perezosos, osos hormigueros, tortugas, iguanas, babillas y otros, que en algún momento fueron amedrentados...»
Angela Judith, Voluntaria Colombia
Jonás, un manatí macho de la especie Trichechus manatus manatus, fue rescatado por los pobladores de la comunidad de Tacamocho, en el departamento de Bolívar, Colombia. La fecha: jueves 12 de junio de 2014.
 
Este pequeño manatí estaba atrapado en una red de pesca y sus condiciones no eran las mejores pues estaba lastimado, deshidratado y con hambre. Una familia de la comunidad se encargó de los primeros cuidados hasta el momento en que la Corporación Autónoma Regional del Canal del Dique (Cardique) contactó a la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge (CVS) y a la Fundación Omacha para iniciar su proceso de recuperación y rehabilitación. 
En la primera revisión veterinaria que se realizó, Jonás pesó 18 kilos y midió 1,16 metros valores que se encontraban por debajo del rango correspondiente a su edad, de aproximadamente 2 meses. Esto evidenció que el manatí no se encontraba en buenas condiciones y no podía realizar ciertas actividades. La razón de lo anterior: Jonás fue separado de su madre cuando aún era muy pequeño, lo cual ocasionó que no desarrollara algunas habilidades que normalmente la madre le enseña a su cría, además del proceso de lactancia, el cual es muy importante para los mamíferos, pues de eso depende su supervivencia y crecimiento.
 
El proceso de rehabilitación se llevó a cabo en la Estación Piscícola de la CVS, ubicada en Lorica, Córdoba. Allí se le realizaban exámenes veterinarios periódicamente y se le alimentaba cada 4 horas con un tipo de leche especial, pues los manatíes no toleran la lactosa. En los tres primeros meses de rehabilitación, Jonás aumentó su peso en 8 kilos, sus niveles de deshidratación y falta de apetito disminuyeron y permaneció rodeado de profesionales y de personas, que estaban supervisándolo las 24 horas del día.
 
Después de cuatro años, cuatro meses y un par de días de cuidado y recuperación Jonás, el pequeño valiente, fue liberado el pasado 2 de noviembre en el complejo cenagoso del bajo Sinú, municipio de Momil, donde también se encuentran otros manatíes con los que se podrá relacionar e interactuar.
 
El proyecto Manatí
La Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge - CVS inició el Proyecto Manatí en el año 1990, luego de que la especie Trichechus manatus fuera categorizada En Peligro (EN) por el Libro rojo de mamíferos de Colombia y como Vulnerable (VU) por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
 
Las primeras actividades del proyecto incluían el rescate y rehabilitación de manatíes y campañas de educación ambiental. Posteriormente, entre el año 2003 y el 2004, la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge CVS, Conservación Internacional - Colombia y la Fundación Omacha trabajaron en la identificación de la distribución del manatí Trichechus manatus manatus, en la cuenca media y baja del río Sinú, vinculando a la comunidad, tanto desde el punto de vista de asociaciones comunitarias y comunidad escolar y, de esta forma, se construyó el Plan de manejo y conservación del manatí (Trichechus manatus) en la cuenca media y baja del río Sinú y se inició el proceso de implementación.
 
En el componente social, se ha trabajado en los municipios de Lorica, Purisima, Momíl, Chimá, San Antero, San Bernardo del Viento y Ayapel), vinculando 26 Instituciones Educativas dejando información de la importancia del manatí y el ecosistema donde más de 9.000 niños y adultos participan en actividades de recolección de basura, celebración de fechas ambientales, liberaciones de manatíes, intercambio de experiencias y ampliación de conocimientos en diferentes sitios de Córdoba. De igual forma, se ha trabajado con la comunidad local en el fortalecimiento de elaboración de artesanías referentes a fauna silvestre, especialmente el manatí, en materiales como el barro, piedra, coco, entre otros. Así pues, se estableció la campaña “comete la galleta, no te comas el manatí” con galletas en un molde en forma de manatí, junto con campañas y capacitación en turismo responsable con ensayos de avistamiento de manatíes en la región.
Dentro del componente biológico, se ha trabajado en proyectos para la definición genética de la especie y se han desarrollado tesis de pregrado sobre distribución, hábitos alimenticios y relacionamiento de los sonidos que emiten con la parte genética. Además, es el primer proyecto en el país en liberar manatíes marcados con seguimiento satelital y VHF.