«Cuando la ví por primera vez, no esperaba encontrarme un ser tan hermoso y tierno, entonces introduje la mano en el estanque y se acercó lentamente para analizarme...»
Ana Martínez, Voluntaria, España

Con la aprobación de las comunidades indígenas de los pueblos Ticuna, Yagua y Cocama solo falta la resolución por parte del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y la solicitud del Presidente de la República para designar el complejo de humedales de Tarapoto como sitio Ramsar.

Para Fernando Trujillo, director científico de la Fundación Omacha, “Es muy importante la designación del complejo de humedales de Tarapoto como sitio Ramsar, porque se van a cumplir 30 años del trabajo de Omacha en la región. Mi trabajo comenzó con una aproximación muy romántica por la conservación de los delfines del Amazonas y me di cuenta que lo fundamental era el ecosistema. Los lagos de Tarapoto son muy especiales, son la “guardería” para los delfines porque generalmente ahí tienen a sus crías, y los juveniles y las madres los cuidan hasta que crecen y salen. También son vitales como sitio de reproducción de peces, al tiempo que son el sustento pesquero de las 22 comunidades indígenas que habitan la zona”.

En el año de 1995, Fernando comenzó a explorar figuras que pudieran conservar los lagos. “Unimos esfuerzos con la Universidad Nacional de Colombia, el Instituto Sinchi, Corpoamazonía y el Ministerio de Ambiente, y comenzamos esa búsqueda de figuras”. Para el año 2004, Corpoamazonia decidió comenzar la construcción de un plan de manejo para los humedales de Tarapoto y el río Loretoyacu, junto con la Universidad Nacional y la Fundación Omacha como la ONG que ya había desarrollado un trabajo continuo en Puerto Nariño. “En ese plan se priorizaron acciones, como la educación ambiental, acuerdos de pesca alrededor de los lagos, el turismo sostenible y la revegetalización de la zona. Todos estos proyectos los hemos venido implementando entre Omacha y otras organizaciones aliadas”, comenta Trujillo y agrega “Nuestro trabajo nos ha permitido ganarnos la confianza del resguardo indígena y de las comunidades”.

En el año 2012, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible retomó la idea de la designación y al siguiente año, la Secretaría Ramsar comisionó a la Fundación Omacha y asignó recursos para concretar la designación. “Junto con el Ministerio y la Secretaría de las Américas visitamos el resguardo para presentarles la idea. La propuesta tuvo una acogida positiva y el resguardo mostró su interés en vincularse” recuerda Trujillo. Con los fondos asignados por Ramsar, empezó el trabajo de socializar el proyecto en el área bajo el liderazgo de Omacha. En ese momento, se invitó a WWF Colombia a integrarse al trabajo como un socio estratégico, debido a su exitosa experiencia en la designación de la Estrella Fluvial del Inírida también como sitio Ramsar.

La Secretaría Ramsar también le asignó a la Fundación Omacha la elaboración de la ficha técnica del humedal de Tarapoto. Para la construcción de dicha ficha, se consolidó toda la información que hasta el momento existía y, junto con Corpoamazonia, se realizaron unas evaluaciones biológicas de Tarapoto. A su vez, este trabajo permitió que la corporación y Omacha, junto con el Minambiente, la Universidad Nacional de Colombia, el Instituto Amazónico de Investigaciones IMANI, WWF Colombia y Ramsar; publicaran el libro “Los humedales de Tarapoto. Aporte al conocimiento sobre su biodiversidad y uso”.

Posteriormente, WWF Colombia consiguió más recursos, provenientes de Alemania, y se llevaron a cabo dos evaluaciones biológicas más. Con los resultados de estas evaluaciones, se complementó la ficha técnica para que el Gobierno Nacional, a través del Minambiente, la envíe a la Secretaría Ramsar y de esta forma se continúe el proceso de designación.

En diciembre del año pasado, el Congreso indígena Wone aprobó la continuidad de designación de Tarapoto como sitio Ramsar. “Este proceso nos tomó casi tres años de socialización. La comunidad tenía el temor que la zona fuera declarada área protegida y que se les iba a prohibir pescar, cultivar, cazar, entre otras actividades. Sin embargo, les aclaramos que no es un área protegida estricta, sino que es un reconocimiento internacional sobre la importancia de los humedales.” enfatiza Trujillo y agrega “Con el Ministerio del Interior y con el de Ambiente, se llevó a cabo dicha consulta previa para que las comunidades indígenas avalaran la designación”.

Para Lilia Java, habitante y líder del Resguardo Indígena Ticuna, Cocama y Yagua de Puerto Nariño, “La designación de los lagos de Tarapoto como sitio Ramsar es una oportunidad que tenemos para fortalecer, proteger y conservar nuestros recursos naturales, culturales y sociales teniendo en cuenta que este proceso nos abre las puertas a la financiación de proyectos, los cuales se formularán de acuerdo a las necesidades de la comunidad y así tener otras alternativas de ingresos y  de la importancia del aprovechamiento de nuestros recursos de una manera responsable, ya que nuestros lagos, ríos, quebradas están siendo explotados por actividades como extracción de madera en las orillas, turismo, caza, perdida de la cultura, crecimiento de la población. Todos estos factores han hecho que nuestro entorno cambie. Sin embargo, con la designación tenemos la oportunidad de minimizar estos factores, y darnos la oportunidad de salvaguardar nuestro pueblo y ser visibles frente a las instituciones nacionales e internacionales para que nos apoyen.”

Los pasos a seguir en el corto plazo

Este proceso continúa con la generación de la resolución por parte del Minambiente, y que el Presidente de la República haga la solicitud a la Secretaría Ramsar para designar el complejo de humedales de Tarapoto como el séptimo sitio Ramsar en Colombia, y el primero netamente amazónico.

“A parte del proceso formal, tenemos el reto a corto plazo de unir a las organizaciones en la región para generar proyectos productivos y estimular actividades económicas sustentables para la zona. Además, que la comunidad vea que esto es una oportunidad para que sean visibles ante el Gobierno, el país e internacionalmente, y así recibir recursos para mejorar su nivel de vida”, dice Fernando Trujillo y finaliza “Tarapoto tiene varias ventajas en este momento; no hay grandes intereses económicos, no hay minería, ni hidrocarburos, ni una concesión maderera gigantesca, no hay carreteras que degraden el ecosistema. El reto es hacer un plan de manejo participativo y que la gente lo apropie. Por ejemplo, Corpoamazonia cree en este proceso y está pensando cómo implementar programas de manejo forestal. Tenemos que vincular a otras instituciones que están interesadas en participar, vincular a la Gobernación… Omacha ha sido la organización «corazón» del proceso y desde hace 30 años asumimos el reto de quedarnos y trabajar por la zona.”

Visiste aquí nuestra galería de imágenes Lagos de Tarapoto, Amazonas, Colombia

Información relacionada:

Se proyecta designación de humedades de Tarapoto, como sitio Ramsar

Indígenas apoyan la protección de los lagos Tarapoto como sitio Ramsar

Indígenas apoyan la protección de los lagos Tarapoto como sitio Ramsar

Los irresistibles encantos de la laguna del Tarapoto

Humedales de Tarapoto, en camino de convertirse en sitio Ramsar

Congreso indígena Wone aprueba continuidad de designación de Tarapoto como sitio Ramsar

2014 Informe de Gestión - Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

La Convención entró en vigor en Colombia el 18 de octubre de 1998. Colombia tiene actualmente 6 sitios designados como Humedales de Importancia Internacional

La Lista de Humedales de Importancia Internacional

Plan de manejo de lagos de Tarapoto: un proceso comunitario