«Cuando la ví por primera vez, no esperaba encontrarme un ser tan hermoso y tierno, entonces introduje la mano en el estanque y se acercó lentamente para analizarme...»
Ana Martínez, Voluntaria, España

La Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico – CDA  suscribió un convenio con la Fundación Omacha para evaluar la presencia de felinos y formular el Plan de Manejo de estas especies en tres localidades del área de influencia de la Estrella Fluvial del Inírida – EFI, en el departamento del Guainía. 

Para este proyecto se desarrollaron dos componentes: uno social y uno biológico. En el primero, se realizaron diversos talleres de Diagnóstico Rural Participativo (DRP), contando con la valiosa intervención de 14 comunidades indígenas presentes en la EFI. Allí se discutieron diferentes aspectos en torno a los ejes temáticos del proyecto, como la identificación de las especies de felinos que reconocía la comunidad, aspectos de su hábitat, etnobiología, comportamiento y relaciones, identificación de amenazas y diagnóstico de conflictos socio-ambientales derivados de la relación comunidad – felinos. De esta forma, la comunidad identificó 5 de las 6 especies de felinos registradas para Colombia, y algunas comunidades identificaron una problemática muy mínima entre ellas y los felinos, a causa de la predación de animales domésticos.

En el componente biológico se identificaron, utilizando cámaras trampa instaladas en la zona, 4 de las 6 especies de felinos presentes en el país: jaguar o tigre mariposo (Panthera onca), puma o león (Puma concolor), ocelote (Leopardus pardalis) y Margay (Leopardus wiedii). Además de otras especies de mamíferos como el picure (Dasyprocta punctacta), danta (Tapirus terrestris), lapa (Cuniculus paca), venado (Mazama sp.), además de roedores, aves como tentes (Psophia crepitans), tinamus (Crypturellus sp), ibis (Mesembrinibis cayennensis), paujiles (Mitu tomentosum).

Sobre los felinos cabe resaltar que estas especies están enfrentando amenazas en el país y, que dado su valor ecológico y cultural, es de gran importancia generar estrategias que permitan conservarlas teniendo en cuenta en primera instancia a las comunidades locales, así como a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales quienes serán las encargadas de ejecutar las estrategias para protegerlos como un gran eslabón de nuestra biodiversidad.